sábado, 6 de diciembre de 2008

UN COLORIDO ÁRBOL DE NAVIDAD

Fácil y sencillo es esta idea que José Luis ha querido compartir con nosotros. Necesitareis unas piñas, algo abiertas,plastelina, pintura de colores, barniz y purpurina. Antes de empezar debemos hacer una pequeña base para la piña que nos facilitará el trabajo y que después nos servirá para hacer de tronco de nuestro árbol. Se dan pequeñas pinceladas de pintura, cuantos más colores más llamativo quedará, entre los huecos de la piña. Una vez rellenos todos los huecos barnizamos con ayuda de un pincel y tiramos purpurina del color que queramos por encima.

No os podeis quejar, es fácil, sencilla y llamativa. Podéis envolverla en papel celofan, hacer unas pequeñas tarjetas en cartulina y atar todo con una bonita cinta. Ánimo probad y veréis como os gusta el resultado.